jueves, 29 de septiembre de 2011

Desaparecidos en combate


Estuve hace poco en Francia y volví a reafirmarme en la idea de que en aquel país la sociedad civil sigue bastante más viva y bastante más coleante que en el sur Pirenaico.
Las medios de comunicación abordaban profusamente el tema de las elecciones primarias socialistas para elegir el candidato a las presidenciales de 2012. El primer debate televisado de cinco candidatos convocó a varios millones de telespectadores y generó bastante expectación. Aparte de este ejemplo tan de actualidad, basta con seguir alguna tertulia en las televisiones galas para ver que la variedad de temas, el perfil de los entrevistados o de los periodistas ponen de manifiesto un nivel cultural más que razonable y una clara motivación por debatir aportando.

En España se pusieron de moda las tertulias hace unos años y continúan con cierto fuelle aunque tal vez las audiencias empiezan a acusar el cansancio. Aquí se habla principalmente de política; cualquier excusa es buena para llevar el debate al tono de la confrontación que suele desembocar en un enconado enfrentamiento de " o ellos o nosotros".  Toda esta visceralidad y teatralización, que los dos partidos mayoritarios usan en su beneficio, demuestra una cierta pobreza del discurso.
¿Por qué no se debaten en profundidad temas sociales o culturales? La crisis sirve de excusa perfecta para centrar los discursos en dinero, recortes, corruptelas, políticos y demás aledaños.
¿Es necesario tener a los políticos y a la política hasta en la sopa? ¿Es inevitable tener que alinearse con uno u otro bando vilipendiando en el camino a aquel al cual no se defiende?

Creo que el problema de fondo es que en España arrastramos unas carencias históricas en educación que combinadas con 40 años de discurso monocorde durante la dictadura franquista han generado un vacío mayúsculo en la sociedad civil, dejando al país huérfano de elites culturales.
¿Quiénes son las elites? ¿Dónde están los intelectuales? ¿Dónde el periodismo independiente? ¿Y las figuras ejemplares que deben servir de ejemplo a toda sociedad?
Haberlos, haylos, como las meigas, el problema es que son muy escasos y apenas se les da cancha.
La clase política española, y aquí coincidimos en algo casi todos los ciudadanos, está enquistada en su chiringuito y muestra una cara bastante mediocre e interesada. Frente a esta, el contrapeso deberían proporcionarlo esas personas formadas, voces propias y sólidas que ayudasen a generar un debate plural y constructivo.
No es el caso, el ruido, la demagogia, el entretenimiento fugaz y el consumismo desmedido nos han metido en una especie de  lavadora que nunca para. Damos vueltas y vueltas, centrifugados y mareados, y hacen falta personas capaces de apretar el botón del "stop".
Sin esas ausentes elites es difícil cambiar el modelo, es imposible tomar otro camino y salir de este rumbo de colisión que llevamos desde hace tanto tiempo. La sociedad civil somos nosotros, y de ahí tiene que venir el cambio liderado por quienes abren el camino de la jungla y muestran nuevas sendas.
¿Dónde se ocultan estos referentes? ¿Conoces a alguno?  


5 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo en esta ocasión estoy. Yo sí que he visto debates y tertulias de carácter social y cultural, sin embargo, no duran o si lo hacen es porque viran hacia temás políticos.
    En este país tenemos la mala costumbre de politizarlo/etiquetarlo todo (como señalabas hace algún tiempo), si uno tiene un pensamiento más conservador es un facha, si es un poco más progresista es un rojo. No hay término medio y al que pretende ubicarse en ese término medio enseguida se le trata de ubicar en uno u otro sitio...

    No creo que tenga que ver el discurso monocorde de la dictadura franquista con nada de lo que pasa ahora, es más considero que durante la dictadura franquista los intelectuales se hacían notar más, ya fuera dentro o fuera de nuestras fronteras, pero se les oía. Por desgracia ahora no los oímos y si lo hacemos consideramos que son unos rojos o unos fachas... Y creo que la causa de eso si que está en la guerra civil y en la dictadura, inconscientemente no nos resignamos a dejar atrás nuestro pasado y no nos damos cuenta de que las etiquetas de rojos y fachas son las de los vencidos y los vencedores.
    Puede que sea, precisamente, la falta de una educación adecuada lo que nos empuja a seguir mirando al pasado y no a mirar al futuro.

    ResponderEliminar
  2. Gran artículo César. ¿Has pensado en escribir algún ensayo? Sería un bombazo. La gente necesita líderes en los que creer. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Isa. El ensayo requiere de tiempo y mucha dedicación, primero ir centrándome en el blog para lograr regularidad y afinar la escritura. Los retos poco a poco. :)

    ResponderEliminar
  4. Hola Cesar!

    Pues a mi me gustó mucho algo que hizo el actor Vigo Mortensen cuando vino a España, que fue recitar en la librería La Central del Raval de Barcelona una antología de poesía argentina.

    Debe su fama a su trabajo como actor, pero también es poeta, músico, fotógrafo y pintor. Estadounidense por nacimiento y argentino de vocación, presentó en Barcelona una antología de poesía argentina con obras de 22 autores.

    Además tuvo unas palabras en catalán.

    Me parece un referente., no es Español., pero seguro que hay gente así de polífacética e interesante que hace cosas por el estilo.

    Estas tertulias que mencionas en tu entrada., me parecerian maravillosas., hay muchos sitios en Barcelona emblemáticos donde poder hacerse cosas así., como Els Quatre Gats, El café de la Opera., etc., etc...

    De la televisión., ufff., cada día está peor., pero yo me entero muchas cosas por la web de mi ciudad, donde hay una agenda cultural y puedes asistir a conferencias, tertulias, etc...

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Interesante artículo.

    En mi opinión, al margen de la "bipolarización" que se vive en España, donde parece que todos tenemos que estar en un bando o en contra de él, creo que el periodismo y los medios de comunicación han hecho de filtro, o más bien de "embudo", no dejando difundirse opiniones, ideas o conocimientos a quienes de verdad los tienen.
    Tú lo habrás sufrido en tu etapa de portavoz de USCA. ¿En cuántos medios, programas, entrevistas os dieron la oportunidad de exponer claramente toda la situación y en cuántos sólo opinaban gente ajena a vuestra profesión?.

    Visto lo visto, no me extraña que los intelectuales estén desaparecidos; los han silenciado.

    ResponderEliminar