viernes, 5 de agosto de 2011

Overbooking

Pregunté ayer por Twitter a los tuiteros si estarían dispuestos a dejar España y a emigrar para seguir una carrera profesional en el extranjero, las decenas de respuestas fueron casi al 100% afirmativas. ¿Qué ha pasado con nuestro país? La generación a la que pertenezco se definía hace unos años como joven aunque sobradamente preparada, ahora más bien aplica lo de madura y sobradamente parada.
De los aventureros emigrantes de las colonias, pasamos por el éxodo de mediados del siglo XX para llegar a la actual huida de cerebros en busca de horizontes más propicios. Creo que la mayoría conocemos casos de amigos o familiares que en los últimos años, ante el crudo panorama nacional han hecho las maletas.
Yo tengo un buen amigo que tras más de un año en el paro decidió emigrar a Holanda, sin conocer el país y sin hablar el idioma tras decidir que su baja tasa de paro era un buen reclamo laboral. Tras 7 meses comiéndose sus ahorros, mientras dedicaba 5 horas diarias a aprender holandés, consiguió un puesto en una multinacional local y ha decidido quedarse a vivir allí para siempre.
¿Qué pasó con aquello de como en España en ningún sitio?
He tenido la suerte de viajar a muchos países, tanto como turista, como estudiante y como trabajador, y es la experiencia vital que más ha cambiado mi forma de pensar. Sin ese deambuleo viajero me habría perdido muchos buenos y malos ratos que han servido para aprender a afrontar situaciones complicadas, no habría salido de mi burbuja madrileña y tendría la cabeza más llena de ideas preconcebidas, no habría aprendido inglés y , por consiguiente, no habría sido nunca controlador aéreo, etc....
La vida es un juego de puertas, no te puedes quedar parado en una estancia sin atreverte a abrir la que tienes delante de ti y que te lleva a la siguiente, hay que huir del inmovilismo; me parece que la puerta del extranjero es la más recomendables sino la que más.
En EEUU están acostumbrados a nacer en una parte del país, a estudiar en la punta contraria y a trabajar en distintos estados a lo largo de los años. Esa receptividad ante el cambio sirve para agilizar su mercado laboral.
Las altas cuotas de audiencia de programas como "Españoles por el Mundo" son reflejo de la atracción por vivir otras vidas, esta curiosidad innata, muchas veces bloqueada por la pereza, es ahora catapultada por la coyuntura económica.
No creo que exista pero creo que , por chocante que suene, debería existir una oficina de la administración que orientara y ayudará a emigrar a los muchos españoles que quieren salir de este "país crisis" cansino, abrasado por una política emponzoñada y un malestar general para el cual no parece haber receta en la botica local.Yo estoy bastante cansado del guión de este culebrón nacional de malos textos, peores intérpretes y mala calidad de imagen. Tal vez ha llegado el momento de cambiar de canal.
Si no somos capaces de crear empleo para todos facilitemos al menos una salida digna a los que desean cambiar de escenario.
El avión está en la pista, listo para despegue, dense prisa para ocupar sus plazas pues hay altas posibilidades de "overbooking". De ser así, ¿a quién tenemos que reclamar esta vez?

9 comentarios:

  1. Enhorabuena por el artículo.
    Quisiera añadir que creo que a veces es tan complicado trasladar residencia "dentro de España" que irse a otro país ya no asusta tanto.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, es el¡Vente pa Alemania Pepe!del s. XXI. Versión actual y real sin dramatismo. Es lo que hay y no pasa nada, por eso los títulos universitarios (Plan Bolonia) se han adaptado para toda Europa.Así los titulados (universitarios) podrán trabajar en cualquier lugar de la unión. En España tambien vienen a trabajar titulados de otros paises. Si se quiere que España sea uno más de Europa hay que empezar a asimilar este factor, no es ninguna tragedia es una ventaja :)
    Lo que sí se debería solucionar y adaptar bien son los Ciclos Formativos (FP), habría que tomar ejemplo del modelo alemán:)
    Sobre la ESO y la Primaria, hay tanta tela que cortar que mejor lo dejo para otra ocasión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Viajar abre la mente y las oportunidades, César. Yo, que nunca fui viajera, empezé una relación con un chico inglés en el 2.0, que pronto saltó al 1.0 y me hizo plantearme la posibilidad de trabajar allí en el futuro. Miraba incluso las vacantes para funcionarios en UK. No me hubiera importado dar el salto cuando mi hija me necesitara menos. Desafortunadamente la relación ha acabado, y con ella mis ideas migratorias. En el fondo soy muy Spaniard! pero, de haber prosperado, hubiera dado el paso, hubiera sido pasajera de ese avión virtual. Sin embargo me he quedado en tierra por el overbooking. Alguien ocupó mi plaza! Enhorabuena y gracias, una vez más, por la nueva entrega bloguera, César.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo en que es positivo emigrar una temporada pero es una pena que se tenga que ir todo el talento, por falta de puestos de trabajo, y que no puedan volver.

    Esta bien animar a la gente que no lo ha hecho, porque es muy enriquecedor, como dices, pero hay otro problema mas alla, no crees?

    Esto ha pasado en Argentina y creo que,a nivel individual es muy bueno, pero el efecto agregado de esa emigracion masiva no es bueno para el pais

    ResponderEliminar
  5. Todavía hay puestos de camareros y profesores de español en todo el mundo. Ya sabéis, menos en España, los perros se atan con longanizas.

    ResponderEliminar
  6. La emigración a otros países europeos, a través del envío de remesas monetarias, fue fundamental para el aporte de divisas durante los años sesenta y setenta del siglo XX (hasta 2004 no fueron superadas por las salidas de remesas de inmigrantes extranjeros en España).6 Sumadas a la entrada de turistas, permitían equilibrar el déficit de la balanza comercial española y permitían una balanza de pagos saneada. Por otro lado, ambos fenómenos contribuyeron a la paulatina apertura del régimen franquista y, en definitiva, a la transición a la democracia.
    Hay 1.574.123 españoles residiendo en la actualidad en el extranjero (a 1 de enero 2010), distribuidos de forma casi equivalente por sexos (51,1% mujeres y 48,9% varones), pero muy desigualmente por continentes: el 60,1% en América, el 36,9% en Europa y el 3,0% en el resto del mundo.

    http://www.cext.es/

    La Constitución española de 1978 contempla la libertad de emigrar y exige la tutela del emigrante por el Estado.

    ResponderEliminar
  7. Cesar, servicios de orientación profesional en el extranjero ya existen, se llama red Eures, tiene algunas deficiencias pero funciona bastante bien. Mi madre se dedica a ello y muchos jóvenes van cada día a buscar ofertas de trabajo en países comunitarios. Informate, creo que te reconciliará con el mundo.

    ResponderEliminar
  8. Hayyyyyyy que país este, yo no sé como se las gobierna el español para que durante su historia siempre tengan que gobernar los más inútiles.
    Eso sí como en España no se come en ninguno sitio, los que habeis viajado lo podreis confirmar, o el que diga lo contrario que tire la primera piedra.

    ResponderEliminar
  9. estoy de acuerdo en que emigrar te enseña cada día a ser independiente. Pero también hay españoles que lo estan pasando mal en países como Alemania o Reino Unido, hacinados en pisos patera.

    Viajar te ha permitido mejorar tu inglés. No te lo discuto. Aunque también conozco gente que han trabajado de camareros y no saben decir nada en ingés. No entiendo la razón O_0

    ResponderEliminar