lunes, 4 de julio de 2011

Paquete completo

¿Por qué tienden tantas personas a un pensamiento único reductor? ¿No es preferible tener matices y distintos puntos de vista en nuestra manera de pensar?
Uno de los rasgos que en mi opinión más nos lastran como sociedad es la actitud de conmigo o contra mi que tan frecuente es en España en numerosos temas. ¿Es normal comportarse ideológicamente como un forofo hincha de equipo de fútbol?
Parece como sí no se pudiera ser socialista y cuestionar ciertas subvenciones públicas o ser votante del Partido Popular y estar a favor de las adopciones por parte de homosexuales.
A medida que crecemos y nos vemos expuestos a diferentes experiencias y a nuevas personas vamos conformando nuestra idiosincrasia particular, incorporando y descartando conceptos a medida que evolucionamos. Desgraciadamente, no está nada claro que esta lógica secuencia sea la mayoritaria a la vista de ciertos comportamientos y comentarios que constatamos día a día tantos en foros digitales como en los medios de comunicación.
Me cuesta mucho comprender como parece que al ciudadano moderno se le exige decantarse por el paquete completo como si de la contratación de unos canales televisivos se tratase. Se puede y, en mi opinión, se debe, tener actitudes chocantes que desafíen esta especie de manual de buen liberal, de buen comunista, etc.... Cada persona es única y son muchos los temas que nos afectan en nuestra vida como para tener que limitarnos a un determinado patrón de conducta y opinión para no desentonar en el supuesto cajón donde, o bien nos clasificamos nosotros, o bien nos encuadran los demás.
¿Son irreconciliables términos como catalán, votante del PP y ateo o socialista, católico y antiabortista? Para muchos defensores del "paquete completo" dichas combinaciónes serían una especie de herejía intolerable, para mi es totalmente comprensible que las personas seamos mucho más que un libro de costumbres políticamente bien encajadas.
Es difícil intentar debatir con muchas personas, generalmente suscriptores acérrimos del paquete completo, sobre temas de calado social, ojo, digo debatir no atacar, sin que salten resortes defensivos que inmediatamente pasan a ser agresivos. Ocurre en ambos extremos, y no tan extremos, del espectro sociopolítico nacional y causa desazón ver tanta visceralidad donde debería prevalecer más el raciocinio.
Sin embargo, hay motivo para la esperanza, hay muchos españoles, cada vez más, que se muestran más abiertos a abandonar las trincheras ideológicas. Gente crítica con su partido de toda la vida, gente que se atreve a cruzar la valla y a votar otras opciones, personas que intentan cambiar las estructuras desde dentro, gente que alza la voz diciendo basta ya. Pienso que es esa masa sin etiquetas, que escapa al concepto del todo o nada, la que tiene la llave para cambiar nuestra sociedad a mejor, sin gritos, sin insultos, sin talibanismos. Me llamarán ingenuo pero intuyo que entre muchos de los fieles seguidores del "paquete completo" empiezan a aparecer síntomas de agotamiento y una cierta curiosidad por abrir los ojos y al menos escuchar otras formas de contar las cosas.
Hay muchos canales, no nos conformemos con seguir tan sólo uno; el zapeo ideológico es altamente recomendable.

7 comentarios:

  1. Siempre que el zapeo ideológico no se confunda con el devaneo ideológico según los vientos soplen de un lado u otro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Por eso no me gusta la tele del metro, porque no puedes hacer zapping...

    ResponderEliminar
  3. Precisamente por todo esto que comentas, tengo fé en los partidos pequeños al estilo UPyD, que aglutinan propuestas dispares que podrían considerarse algunas de derechas y otras de izquierdas dependiendo del cabeza cuadrada etiquetador que lo decida. Cualquier radicalismo es malo y el B/N a parte de aburrido suele estar equivocado

    ResponderEliminar
  4. Un reconocido científico destacó en Redes: "La principal revolución de la ciencia en los últimos diez años ha sido su desplazamiento desde la búsqueda de los principios universales a la comprensión de la variabilidad";

    ResponderEliminar
  5. Hola César, enhorabuena por tu valentía y por este nuevo proyecto. Vivimos tiempos enlos que no es fácil dar la cara contra viento y marea, y tú lo haces.

    Cuenta con un nuevo seguidor.

    Te dejo lo último que escribí en el mío, con parte de lo cual te vas a sentir muy identificado.

    http://elextrados.blogspot.com/2011/06/indignadosahora.html

    Un abrazo y adelante.

    Oscar Molina.

    ResponderEliminar
  6. César, lamentablemente se cuelgan etiquetas desde pequeño y para bien o para mal vas con ellas a cuestas. Abrir la mente, ser tolerante no es lo habitual. En los foros o en los comentarios de los periódicos el 90% son opiniones-cliché, estereotipadas y que no llevan a ninguna parte. Hay que ser constructivo, aquí y en la calle.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, Cesar. A mí me ha pasado compartiendo puntos de vista con gente de la misma ideología que yo. Si de repente, yo matizaba un poco más y los demás no estaban de acuerdo, me acusaban de ser de la ideología contraria.

    Es imposible que todos tengamos la misma opinión 100% idéntica.

    Muy buena la comparación de los paquetes de canales.

    www.opinandodenoticias.blogspot.com

    ResponderEliminar