domingo, 3 de julio de 2011

Dar la cara

Puede ocurrirte que, cuando menos lo esperas, te halles inmerso en el ojo de un huracán que ningún avezado meteorólogo supo anticipar. Algo así han sido mi año 2010 y los comienzos de este 2011, sin buscarlo, el huracán me encontró de lleno.
Verte obligado a afrontar una situación compleja de proporciones descomunales es una de las experiencias que más te hacen crecer y avanzar en el ámbito personal, doy fe.  Pocas frases están más justificadas que esa tan manida de que se aprende más en la adversidad que en los buenos tiempos.
Mi experiencia como Secretario de Comunicación y portavoz de los controladores aéreos me llevo a muchos lugares y a muchas personas que de otro modo no me habría cruzado en mi camino. Fueron meses de lucha contra la corriente, saltando barreras cada vez más altas, intentando ser escuchados frente a los gritos circundantes.
El balance no soy yo quien debe juzgarlo pero al menos dimos la cara por nuestra profesión. Muchas veces acusamos los ciudadanos a nuestros políticos de falta de transparencia, de poca cercanía y accesibilidad, error garrafal ya que las personas queremos que se nos expliquen las cosas. Nosotros lo intentamos, muchos no quisieron oírnos, algunos se pararon a escucharnos y otros llegaron incluso a entender nuestros problemas y reivindicaciones. No se puede quedar uno callado ante la sociedad, estar presente en los medios de comunicación, construir una imagen pública sólida y fiable es fundamental para poder ser entendido, comprendido, y, en momentos de crisis, escuchado con cierta ecuanimidad.
Mi mayor decepción, no fue tanto que gran parte de la opinión pública cayera en la facilona demonización de un grupo de trabajadores sino que dicha manipulación fuera consentida y fomentada por la mayoría de medios de comunicación de nuestro país.
La lección más cruda que he tenido que aprender es que la libertad de prensa existe pero pervertida, que hay una falta de interés en los grandes medios en profundizar en los temas, un gran miedo a enfrentarse a los poderes públicos y unas ramificaciones de intereses económicos que hacen bastante utópico un periodismo más libre.
Afortunadamente, el siglo XXI nos ha traído el auge de internet, y las redes sociales, de los blogs, de los chats, de infinitas formas de comunicación directa entre los ciudadanos mediante las cuales podemos conocernos y confrontar posturas sin el filtro de unos medios demasiado contaminados de ideologías y, principalmente, de intereses.
Nunca olvidaré la frase que un "periodista" me dijo cuando yo trataba de explicarle lo ocurrido el día 3 de diciembre, simplemente dijo "no quiero saber". Yo me resisto a pensar que los españoles no queremos saber, creo que muchos queréis, queremos, saber más y en profundidad de muchos temas, y por eso buscamos la forma de comunicarnos.
Este blog es una muestra más, un intento entre miles de contar historias y de exponer ideas siempre con los oídos abiertos y con un tono de respeto que desgraciadamente no siempre domina en los medios de comunicación españoles.
Un plan de vuelo detalla la ruta de un avión desde su despegue hasta su punto de destino, es algo preestablecido que, no obstante, varía según los imprevistos que surjan en la ruta. En mi plan de vuelo personal no estaba previsto el huracán mediático como portavoz y en consecuencia mi plan de vuelo ha cambiado.


11 comentarios:

  1. Tuviste un gran despegue y seguro que el aterrizaje es mejor. Suerte con el blog
    Muak!

    ResponderEliminar
  2. Espero que sea el comienzo de un fructífero blog ya que creo que tienes demasiadas buenas ideas para aportar y compartir con el mundo y sin duda ayudarán a enriquecer más esta gran red de comunicación que son las redes sociales y blogs. Enhorabuena por lanzarte a la piscina y por 'dar la cara'

    ResponderEliminar
  3. César: muy bien explicado. Yo he sido de los que me paré a escuchar, porque hace mucho tiempo que no creo en lo que piensan las mayorías ni lo que dicen en la tele. Y gracias a los que lo explicáis, nos enteramos algunos. Hay que seguir, esto no se para. Disfruta las vacas.

    ResponderEliminar
  4. Tienes todo nuestro apoyo, prosadiourense.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Estiado Cesar, en primr lugar daarte la bienvenida a este mundo bloggero.
    En segundo lugar, que, en tanto los acepts, tendrás comentarios siceros por mi parte.
    En tercer lugar a estas alturas, como muy bien dices, Internet ha roto barreras y,aunque no lo entendamos cuando llevamos nuestras razones, pueden aparecer corrientes fuertes en contra. Pero mi experiencia es que, al final, la verdad, la coherencia, prevalecen.
    Por ello, daros la enhorabuena por vuestra postura solidaria como colectivo. El hecho de que un colectivo emplee todos los argumntos en sus manos, simplemente indica que es homogéneo; y del vuestro podíamos aprender otros.
    Entender que vuestra profesión requiere un perfecto estado físico, mental y anímico, creo ue es fácil, ya que a pesar de los numerosos automatismos y alarmas que en alguna torre podáis tener, un fallo vuestro puede suponer un accidente de gravísimas consecuencias
    Entender que la postura del Gobierno y laa de una parte de la prensa fu´horrible, tambin es facil de entender desde el momento que os amenazan con poner "controldores nobeles" u manejar el tráfico desde el extranjero.
    A mi, como ciudadano me gustaría saber por vosotros cuales son vustrass condiciones de trabajo, en que las aceptais y en que no; cuales son vustros emolumentos, y si estais de acuerdo con ellos o no; y si la plantilla actual es suficiente o no, asi como titulación que actualmente se exige para ser Controlador aéreo, y previsiones de aumento de plantilla.
    Un abrazo,
    masterseas

    ResponderEliminar
  6. Solo te diré unas cuantas palabras, quizás el orden no sea el correcto o ni siquiera tenga importancia, a ti se te da mejor ordenar las palabras para enviar un mensaje claro, transparente que debería ser escuchado y asumido por la mayoría: ánimo, fuerza, adelante, gracias, te escuchamos, ejemplo...............:) gracias por el blog te seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
  7. We've been missing you a lot! welcome back colega.

    ResponderEliminar
  8. Hola César, ¿te acuerdas de mí?, claro que sí.
    Desgraciadamente, no estuve desde septiembre, ya sabes, la jubilación, pero he seguido,hasta donde pude, los acontecimientos. No nos ha tocado vivir una buena época, pero hemos aprendido como bien dices. Un fuerte abrazo y suerte con tu blog.

    ResponderEliminar
  9. César, recuerdo el día que estuviste en La Noria y le diste un repaso espectacular a esos dos supuestos periodistas que no hacen más que manipular (Jordi y la colega). A ver si te vemos en algún partido político, que hace falta gente con criterio y que sepa explicar las cosas.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo todavía quiero saber qué pasó.. No, no veo la noria (y si la he visto alguna vez no fue el día en el que tú saliste). Me quedé con lo que dijeron los periódicos.. tus explicaciones eran cortas y, como mucha gente, nos quedamos con tu cara pero no con tus palabras...me quedé con el sueldo y no con vuestras condiciones laborales.. me quedé con gente tirada en el aeropuerto... y con todo lo demás que fue lo que se nos mostró. Y siento decirte que porque eres guapo.. porque si no te hubieran dilapidado como al resto de tu profesión. Y no se paran a pensar que ganáis mucho (eso no se puede negar) aunque claro comparados con quién.. pues con la gente de la calle..
    Así que yo sigo queriendo saber..
    ¿me lo explicas?

    ResponderEliminar
  11. No es fácil explicar desde la desinformación que realmente no se lucha por un sueldo, sino por mantener unos derechos adquiridos.
    Creo que tu templanza, tu carisma y tu forma de explicar la situación con datos y argumentos ayudaban a aclarar vuestras reivindicaciones, pero abandonar el puesto de trabajo generando el lio que se montó después, con los militares tomando el espacio aéreo borró toda posibilidad de explicar que esas reivindicaciones eran justas y borró todo rastro de empatía con la ciudadanía. Fue irresponsable (mi opinión) y eso provocó ese aluvión de condena y demonización a toda una profesión desbancando al inspector de la SGAE del primer puesto de profesional más odiado.
    Lo cierto es que si mi jefe me dice que me va a bajar el sueldo y que tengo que doblar el número de horas creo que haría lo mismo que vosotros. No es una cuestión de sueldos, sino de derechos. Pero si justo cuando comienza un largo puente la gente que también tiene derecho a tomarse vacaciones y disfrutar, ve truncadas sus ilusiones hay que entender que reaccionen como reaccionaron. Los derechos de unos entran en conflicto con los derechos de otros, y creo que en este caso, pagaron quienes no debían. La empatía por vuestra parte debería haberse vuelto hacia aquellos a quienes vuestras decisiones obligaron a quedarse en casa.
    La prensa actuó de la misma manera, tomó partido y empatizó o no con vosotros. Supiste bien qué programas elegir, fuiste a los que más audiencia tienen esperando que tu carisma lograra lo imposible, tal vez no contabas con lo ruin que pueden ser algunos periodistas, sin embargo, y pese a lo difícil que lo tenias, tratando de justificar una acción absolutamente fuera de control, creo que lo lograste. Mucha gente tuvo la capacidad de analizar y llegar a una conclusión al margen del batiburrillo desinformativo que hubo esos días.
    En fin, todo esto para decirte que he llegado a tu blog y que me apetece seguirte y debatir contigo. Estemos de acuerdo o no.

    ResponderEliminar