miércoles, 29 de febrero de 2012

Carné por puntos


Las naves de la política española, cual Armada Vencible versión siglo XXI, parecen estar en manos, muchas de ellas, demasiadas, de Capitanes Schettinos poco centrados en el timón que se traen entre manos.
Las noticias del disparatado déficit español han hecho saltar todas las alarmas y hemos pasado de alerta amarilla a alerta roja. 
Subidas de impuestos, recortes en todas las partidas de gasto y reformas laborales, se muestran ya insuficientes antes casi de haber comenzado su andadura. O Europa destensa la cuerda para evitar el descalabro o nos pondrán la soga al cuello como a Grecia.
¿Cómo es posible haber llegado hasta aquí? Este guateque de gasto desmedido tiene muchos culpables: el gobierno de ZP, las CCAA, las entidades financieras, los Ayuntamientos y un largo etcétera de presuntos implicados; aquí hay carbón para todos. 
Llegados a este punto de inflexión y de estrujamiento al ciudadano no basta con seguir parcheando y sacar dinero de debajo de las piedras y de los colchones de los contribuyentes.
Los ciudadanos exigimos responsabilidad a los que manejan la caja y una buena manera de hacerlo es establecer por ley unas responsabilidades para los que esquilmen el patrimonio común.
Una ley de objetivos de déficit o techo de gasto y unos parámetros que los políticos en puestos de responsabilidad tengan que cumplir constreñidos. No basta con no votar a ese político en las siguientes elecciones, no es suficiente como de manera evidente salta a la vista. Si un político que arruina a su CCAA por malgastar en inversiones faraónicas fuera inhabilitado para cargo público ya sería un primer paso y toque de atención para suavizar esta sangría. 
Hay que profesionalizar la política española, en el sentido positivo del término, personas con oficio y beneficio, con vida previa y posterior a una carrera política, libres de ataduras a sillones de poder.
Siendo cualquier ciudadano de a pie responsable de sus actos ante la ley, no se puede seguir admitiendo que los que más trascendencia tienen con sus decisiones escurran sus bultos cual anguilas.
Si una empresa exige objetivos a sus directivos y prescinde de los que flagrantemente incumplen, ¿es disparatado aplicar algo semejante a la gestión política? 
Una especie de carnet por puntos político en el que las infracciones sean castigadas finalmente con la pérdida definitiva del mismo. Suena a broma, soy consciente, pero creo que todos tenemos en mente a muchos Schettinos en cuya barca no querríamos ni dar una vuelta por el estanque del Retiro. 



1 comentario:

  1. Buenas tardes. Es interesante ver cómo el título de tu blog se refiere al espacio aéreo pero las entradas de tus posts se refieren frecuentemente al espacio marino o al elemento del agua con connotaciones negativas u hostiles. Frecuentemente, cuando incluyes el elemento del agua como punto de apoyo del texto sea a través de una metáfora, del contexto, etc en entradas tuyas anteriores como "con la que está cayendo", "no con mi agua" o incluso en la ilustración seleccionada por ti del cuadro de Gericault "Le Radeau de la Méduse" en "península a la deriva" ya se puede vislumbrar que la forma de manejar el tema por tu parte va a ser punzantemente crítica y negativa. Dejas algún tipo de esperanza para el futuro pero ese faro parece lejos, te centras mucho en la situación del aquí y ahora que es negativa. La parte positiva es que ofreces la visión de ese foco de luz proyectando y esbozando lo que hemos de realizar para salir de esas situaciones que escoges como esencias de tus textos. Escribo de la sensación que tengo como lectora.

    También, es curioso, hablo en líneas generales,lo siguiente: cuando hay un accidente en una embarcación, los capitanes de las embarcaciones son máximos responsables y conocemos sus apellidos pero en los accidentes aéreos suele oirse que hubo un fallo técnico u otras razones.
    La compañía suele ser culpable o esperamos a la caja negra. Por supuesto, se hace famoso trágicamente el nombre de la compañía aérea pero no solemos conocer el apellido del piloto (escribo desde la ignorancia, desde lo poco que he podido leer u oir).

    Volviendo a tus entradas, supongo que también tiene que ver algo tu elección con el factor del mundo clásico y de Séneca en los que la vida era considerada como una nave/navío. Supongo que por eso haces frecuentemente uso de metáforas de naves, balsas o capitanes de embarcaciones para hablar del futuro que muchas veces pinta mal salvo que se trabaje para mejorar la situación.

    Es interesante observar cómo vas perfilando el campo marino en tus escritos si comparásemos estos con otros universos de otros escritores.

    ¿Sigue el faro tan lejos?

    Saludos

    ResponderEliminar