domingo, 29 de julio de 2012

La fibra sensible


Imagino que nos ha pasado a todos, de repente, como una revelación, encontrarnos de bruces con una actividad, con un lugar, con una novela, con algo que abre una puerta emocional hasta entonces ignota.
En mi caso ocurrió hace bastantes años, en otro siglo, en otra edad, en otro contexto.
Una tarde de ocio casero escuché por casualidad, como suelen ser las cosas que nos marcan, una canción portuguesa "Haja o que Houver" del grupo Madredeus, del cual conocía vagamente el nombre.
La melodía, embriagadora en la voz de Teresa Salgueiro, destapó el tarro de las esencias portuguesas, y supuso mi acercamiento a una cultura vecina y ausente al mismo tiempo.
Tras Madredeus, llegó Saramago, y por fin, Lisboa, ciudad soñada antes de ser conocida.
Los vínculos emocionales nos van enredando en su telaraña de sentimientos, dando matices y tonos a una conexión que no logramos nunca explicar racionalmente.
El hechizo portugués ahondó su presencia a través de su música y de su literatura principalmente. Asomaron en sus libros Lobo Antunes, Lidia Jorge, Mourao Ferreira, Pessoa, Vergilio Ferreira Torga y más nombres, imprescindibles en las letras de allende la raya y prescindidos en esta vertiente ibérica.
Siempre me ha parecido que el portugués se destaca como la lengua más poética y emotiva de todas las latinas, distinguida de la sinuosidad francesa, la claridad seca del español o el cántico refrescante del italiano. Obviamente no soy objetivo, reitero mi cautividad del hechizo portugués.
La música portuguesa está indisolublemente asociada al fado y a Amalia Rodrigues; reflejo de un sentimiento melancólico de la vida, con numerosas variantes, y encarnada a la perfección tanto en voces masculinas como femeninas.
El resurgir del fado moderno, tras la estela de su renovadora, Dulce Pontes, nos ha traído a nuestros oídos españoles, joyas como las voces de Cristina Branco, Mariza, Ana Moura, Mafalda Arnauth y, más recientemente, la pujante Carminho. Grande nuestra deuda con el pequeño vecino.
El cóctel sentimental que nos hace apegarnos a una tierra, a una emoción o a una forma de explicar el mundo incluye numerosos y variados. ingredientes.
Música, paisajes, historia, literatura, idiosincrasia, lengua,  y todo aquello intangible que nos seduce sin saber verbalizarlo con precisión.
Cuando se produce el chispazo, cuando la emoción despierta y alguna de nuestras fibras sentimentales vibra con brío honesto y entusiasta, es cuando más conscientes somos de que estamos vivos.
En estos tiempos materiales, de sequía espiritual y de periplos sin rumbo cierto, la fibra sensible nos sirve de brújula para el camino y nos ayuda a recordar, con punzante viveza, que es aquello que nos hace especiales, nuestra humanidad. 

17 comentarios:

  1. Un post con mucho sentimiento. Tuve la ocasión de ver a Mariza en concierto en Melgaço hace unos años y estuvo espectacular.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Blanca (Sussy451)30 de julio de 2012, 7:14

    Tú sabes verbalizarlo con precisión. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. "Há uma música do povo,
    Nem sei dizer se é um fado
    Que ouvindo-a há um ritmo novo
    No ser que tenho guardado..."

    Me gusta como escribes y describes.

    ResponderEliminar
  4. cesar cabo tocame el rabo, alias el controlador protagonista

    ResponderEliminar
  5. Otro insatisfecho de atención, yo en estos dos años lo flipo con la de amargados con vidas mediocres que se intentan cebar con un pseudo famoso para sentirse mejor.
    César, , felicidades y gracias por deleitarnos dándole a las teclas.

    Está genial este post guapooo!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Me ha gustado mucho este post.. Me ha hecho recordar, que el año pasado pasé unos dìas increíbles en Oporto, coincidiendo con la Noche de San Juán...

    Me fascinó la ciudad, el río, el puente, la gente extremadamente amable y tan igual a los españoles... Pero sobre todo me encantó en la Noche de San Juán, el cielo, se llenó de globos de papel encendidos con una llama, que los portugueses lanzan al aire, pidiendo un deseo.. Es espectacular!

    Os lo recomiendo para la próxima noche de San Juán.

    Saludos
    Lady Roller

    ResponderEliminar
  7. "Estáis entrando en una deriva con esas actitudes que os puede acabar pasando factura, Alberto. Sensatez cívica."

    "Es genial enterarte por Twitter que la Constitución española ampara el robo. Nunca te acostarás sin saber una cosa más."

    César, hoy ha quedado patente tu ignorancia (por no conocer la Constitución), por no saber evaluar una idea y por no reconocer un error propio (muy grave, que muestra hasta qué punto está nublado tu criterio para razonar) y por tanto, tu necedad.

    Si no sabes reconocer el acierto de tu interlocutor, no deberías discutir. Diría que es un principio cívico.(Porque no sabes discutir; de nuevo, ignorancia, imprudencia y terquedad.)

    Cualquiera de las acepciones de "necio" describe tu actitud; curiosamente, lo hacen por orden:

    necio, cia.

    (Del lat. nescĭus).

    1. adj. Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber. U. t. c. s.

    2. adj. Imprudente o falto de razón. U. t. c. s.

    3. adj. Terco y porfiado en lo que hace o dice. U. t. c. s.

    4. adj. Dicho de una cosa: Ejecutada con ignorancia, imprudencia o presunción.

    Un cordial saludo y espero que mejores.

    ResponderEliminar
  8. My dearest César, si algo no cambia es que por una parte tienes personas que te comentan y que, por lo que veo, no les agradas. Y, por otra, siempre, mes tras mes te quejas de aquellos seguidores que se empecinan contigo y que te quieren tener hasta en la sopa.
    No sabes la alegría que me ha dado leerte por twitter y reconocer tu actitud de quejarte de cierto porcentaje de seguidores...:-)
    Echaba de menos leerte por twitter y por el blog.
    El otoño está a la vuelta de la esquina.

    Espero que tengas otro añito de logros y superaciones.

    La verdad es que he de decir que hay mucha gente culta que te comenta e incluso se toma la molestia de orientarte.

    A ver si nos tocas la fibra sensible otro otoño más que se avecina movidito.

    Un abrazo,

    una seguidora de siempre

    ResponderEliminar
  9. Leyendo tu post yo también he viajado a otro momento de mi vida. Feliz, querido y añorado a veces...solo a veces, porque con la nostalgia hay que andarse con cuidado, en ocasiones "mata"

    ResponderEliminar
  10. A veces no hay que irse tan lejos para que te pongan los pelos de punta...

    A veces es tan fácil como asomarse al otro lado. Perder los prejuicios (dejarlos a un lado es tontería) y lanzarse sin esas estúpidas ideas preconcebidas de hermano pobre que nos completa a la Ibérica.

    Y dejar que afloren los sentidos.

    Lisboa es una de las ciudades más bonitas del mundo... es tal y como la he soñado.

    Pero no lo digas muy alto, que mantenga su encanto.

    Un beso de una compañera.

    ResponderEliminar
  11. nos van a dar las uvas por aquí esperando.

    ResponderEliminar
  12. Holaaaaaaaaaaaaa,

    Nos tienes abandonados a tus seguidores del blog....

    Saludos
    Lady Roller

    ResponderEliminar
  13. La fibra sensible … a ver si Angela Merkel descubre todas las que tiene, y si lo hace esta semana, no estaría nada mal …
    De todos modos comparto tu gusto por la cultura lusa, pero mi favorita es la francesa, que más que sinuosa , encuentro dulce y bonita … será por culpa de los vinilos de Aznavour, o porque he vivido allí…
    El caso es que da igual de donde vengan esos sentimientos, pero que vengan!
    ¡Ciao!

    ResponderEliminar
  14. Parece que alguien ya ha intentado apelar a la sensibilidad de Angela Merkel. Alejo Stivel, ex componente del grupo Tequila versionea la canción Ojalá, de Silvio Rodríguez con imágenes de las protestas contra los recortes de telón de fondo. Se la dedica a Angela Merkel .
    Link: www.huffingtonpost.es/alejo-stivel/ojala
    Igual y todo la poesía sirve para más de lo que creemos… lo llaman Inteligencia emocional.
    ¡Ciao!

    ResponderEliminar
  15. Una de mis obras preferidas de la literatura portuguesa es la novela de Virgilio Ferreira 'Manha submersa', muy próxima del Extrangero de Camus. 'Los Lusiadas' de Camoes es un cuento narrativo gracioso, a veces un poco infantil, complejo desde el punto de vista de la rima y el uso de la lengua. Mi partes preferidas son aquellas en las que el poeta toma la palabra y se queja y critica cuánto infravaloran su esfuerzo como escritor por contribuír con una epopeya de calidad al acervo literario de su nación. Mi verso preferido dice algo así 'quien no tiene conocimientos no los valora'. Tanto en Los Lusiadas, de Camoes, como en Mensagem, de Pessoa, están presentes las ideas de no ser mediocres, de ser locos, de atreverse; porque la mediocridad sólo trae miseria, tristeza. si no luchamos por acercarnos a la excelencia nos pudriremos en la mediocridad. siempre hay una solución más adecuada para todo. la mediocridad trae pobreza, trae hambre, trae violencia. la mediocridad va matando a sú paso como un herbicida todo lo que intenta crecer en su tierra.

    ResponderEliminar
  16. Un brindis por lo mediocre ... que gracias a ello el talento puede emerger y triunfar.
    ;)

    ResponderEliminar