martes, 27 de diciembre de 2011

Rumbo a Copacabana


Saltaba hoy la noticia de que Brasil ha adelantado al Reino Unido como la sexta economía más grande del mundo. Esto vendría a refrendar el imparable ascenso de los BRIC(Brasil, Rusia, India y China) como las grandes potencias emergentes para el siglo XXI. 
No es cuestión de discutir las macrocifras pero si de matizar las realidades sociales de los países. Hace pocos días veíamos otras estadísticas donde el mismo Brasil era el país del mundo donde más desigualmente repartida estaba la riqueza; lo de siempre, unos pocos ricos viven a todo trapo y los miserables se cuentan por millones. 
¿Es esta la única manera de crecer? ¿Fue así el ascenso de los países occidentales desde finales del siglo XIX hasta finales del XX?
La historia debería mostrarnos que caminos se deben y no se deben transitar en pos del bienestar económico, parece que no aprendemos y los errores se repiten generación tras generación.
Es consenso generalizado que los países que hoy llamamos desarrollados, caso aparte es Japón, iniciaron su despegue económico gracias al impulso colonizador. La primera ola del tsunami fue la conquista de América y la segunda y definitiva ola sería la colonización de finales del XIX, centrada en Africa y Asia.
Hoy en día vivimos bajo el supuesto del libre comercio, la libre competencia y la desregulación de los mercados. De ser esta premisa cierta, ¿Es posible competir jugando con diferentes barajas? 
Los europeos y los estadounidenses libraron su batalla por el desarrollo explotando sus notorias ventajas frente a naciones que hoy en día son las que disponen de comodines que les van allanando el camino hacia una revancha histórica.

Es imposible competir contra China e India cuyas leyes laborales son mucho menos protectoras del trabajador que las nuestras. La letal combinación de aburguesamiento y envejecimiento de nuestra Europa anticipa un escenario bastante complicado para este siglo agitado que tantos disgustos nos lleva dando en su primera década de andadura.
Todo tiene su momento, y salvo un drástico cambio de rumbo, sin ánimo de ser agorero, los augurios parecen indicar que la Europa que vivimos hasta antes de ayer no volverá en un horizonte cercano.
La historia tiene tantas y tantas vueltas de tuerca que al final acaba por saltar el engranaje. 
Cuando uno juega a las cartas entre tahures la única manera de sobrevivir es guardarse un as en la manga. ¿Lo tenemos o acabarán las generaciones venideras emigrando a las costas brasileñas en busca de un futuro mejor?
"Mais samba e mais trabalho tambem" sea tal vez el nuevo reclamo. 


8 comentarios:

  1. Yo ya te he dicho que me voy a poner a aprender portugués rápidamente. Que el trabajo con caipirinhas sabe mejor, y al menos es trabajo, que aquí no lo hay ni sin caipirinhas.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta pararme a pensar en lo que tenemos, saber apreciarlo y valorarlo que más de uno oye cantos de sirena y se marcha a pasarlas canutas y cuando vuelve cuenta una milonga para encandilar a la audiencia pero como mi España, ninguna.
    Yo sé quien soy yo porque siempre soy anónimo

    ResponderEliminar
  3. Conocer Brasil no debe dejar indiferente, país de contrastes donde una tercera parte de los más de 7 millones de habitantes que tiene Río de Janeiro vive en favelas, barrios de chabolas que cubren muchas de sus laderas tanto a un lado como al otro de la ciudad.

    Japón es uno de los países con más desigualdad social del mundo según el Índice Gini que es una especie de ratio entre los ingresos de las clases más altas y las más bajas.

    Para haceros una idea básicamente indica la diferencia entre la pasta que tienen los ricos y los pobres, lo bien que se reparte la riqueza en un país. Un coeficiente gini de 1 indica desigualdad total, y un gini 0 indica igualdad perfecta.

    Sin embargo, ahí están como dice César., se posicionan como las grandes potencias del mundo.

    Y preguntaba César, si esa era la única forma de crecer?

    Pues en España, el 21,8% de los hogares españoles se encuentra por debajo del umbral de riesgo de pobreza. Es decir, tiene menos de 627 euros por persona al mes para subsistir, esto indicaría una indudable falta de equidad en el reparto de la riqueza generada.

    Resumiendo,salir de la crisis quiero pensar que saldremos, por mucho que el año próximo entremos en recesión., pero habrá un antes y un después.

    Las desigualdades sociales aumentarán.,y si no hacemos nada por impedirlo, la juventud seguirá buscando fuera, la oportunidad que aquí no se les brinda.

    En España hay mucho que mejorar empezando por las leyes que protejan al autónomo, trámites administrativos para crear empresas...

    Me gustaría creer que una nueva España resurgida de la crisis como un Ave Fénix es posible, una España que no tuviera nada que ver con Brasil ni Japón, única dónde hubiera lugar par todos y oportunidades para todos.

    Seguro es un deseo compartido y porqué no, un reto de la sociedad Española en este siglo.


    El Reto justifica el esfuerzo, no creeis?

    ResponderEliminar
  4. Estimado César:
    ¿cuál es la imagen que has utilizado en segundo lugar?
    Parece de la etapa barroca. Te agradecería si pudieses decir el título de la obra y del pintor. No sé si parece pintura española o flamenca.

    Saludos cordiales.

    Ana María, Zaragoza.

    ResponderEliminar
  5. Ana María, con permiso de Cesar, son "Los jugadores de cartas" de Caravaggio.

    Un saludo,

    oliueta.

    ResponderEliminar
  6. Pintura barroca tenía que ser.
    Gran Caravaggio.
    Gracias Oliueta, bonito nombre.

    ResponderEliminar
  7. César Cabo sigue jugando sus cartas y, por cierto, las jugó muy bien...

    ResponderEliminar
  8. Mira chico estoy hasta el gorro de verte en la tele con tus sapiencias de persona que gana mas que el presidente decir las cosas que dices,me alegro porti que tengas ese carreron para ganarte de sobras la vida,que por otra parte debido a lo guapo que eres tambien te la podrias ganas de otra manera,ejem,sacudete tu tambien el sueldo y no hables tanto

    ResponderEliminar