jueves, 8 de diciembre de 2011

Parole, parole


Saltó hace unos días a los medios, con gran revuelo que aun reverbera, rebebea en este caso, la polémica rueda de prensa improvisada que la cantante Bebe dio tras presentar en concierto su nuevo disco.
Lenguaraz, faltona y chabacana a la vez logró lo previsible, ser TT en Twitter en cuestión de horas. El medio anda ansioso de gazapos para crucificar y tuitear en armoniosa combinación y no se iba a dejar pasar la ocasión.
Independientemente de si fue marketing guerrillero y barriobajero, fruto del exceso de fumeteo o casualidad de la vida, lo llamativo es el uso degradado del lenguaje que se gastan muchos personajes públicos en España. Si no hubiera ofendido tan abiertamente a los periodistas presentes y se hubiera limitado a soltar improperios en abstracto la cosa hubiera quedado en gracieta. 
Hace años recuerdo ver una gala de los Goya y quedarme pasmado al ver a Candela Peña gritar emocionada al recibir el premio "de puta madre", olé y olé. ¿Se imaginan a Nicole Kidman diciendo "fucking great" al recibir un Oscar? Es obvio que no.
Sé que se me podrá tildar de puritano dando tanta importancia al lenguaje y a los tacos desmedidos pero considero que la relajación excesiva al hablar no es buen compañero de viaje.

Son conocidos los concursos de deletreo de EEUU, los llamados Spelling Bee, donde niños pequeños compiten deletreando palabras enrevesadas. La moda se ha extendido a otros países de habla inglesa y a Francia, donde la lengua francesa es venerada y cuidada y mimada en correspondencia. Aquí ni rastro que yo sepa. 
Nos gastamos una dejadez por el habla que percibe tanto en el nivel de oratoria de nuestros políticos, hay de todo pero el nivel del conjunto no es arrollador, el recurso al taco fácil y chabacano en numerosas series y películas españolas y en las comentadas salidas de tono de algunas caras conocidas. 
Un reciente intento de llevar la retórica a la televisión, "El Comecocos" de Cuatro, no está aguantando bien el escrutinio de la audiencia. 
¿Por qué no se respeta más el español valorando como algo prestigioso el dominarlo de manera brillante? 
Esta misma semana la prensa difundía la noticia de que nuestro idioma genera en torno al 15% del PIB. Choca y lleva a la reflexión la noticia. Tal vez andemos necesitados todos de un Instituto Cervantes interno que nos actualice un poco en cuestiones idiomáticas.
Mientras tanto, Bebe nos ha mostrado un camino espinoso para ser TT contra viento y marea,  ya sabéis "ofende que algo queda" 

15 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Ni mil palabras más.

    ResponderEliminar
  2. El palabro que más me gusta es "hijoputa" porque así no se dice "hijo de puta" y el insulto va dirigido al que le corresponde. Más que nada se dicen los tacos para quedarse agusto pero están fatal, tienes razón porque el taco es la antesala de la falta de respeto mutuo.

    ResponderEliminar
  3. Al nacer yo mi madre preguntó que ha sido, el médico dijo: "un microbio obicuo" y mi madre le respondió que la culpa era de mi padre que en aquella época fumaba en pipa

    ResponderEliminar
  4. Insultar es de necios. Creo que todos estarán de acuerdo en que duele muco más otras acciones que un insulto, pero al insultar perdemos toda la razón que podiamos tener.., y además está mal visto!

    Es mucho más divertido describir con un buen lenguaje " ese insulto" que tenemos en la cabeza, así que si queremos decirle a alguien imbécil, podemos decirle algo así suave, como: has dormido bien, te noto aturdio/a... jaja, y de paso quedarte con el o ella.

    Enfín... que no me hagais caso.. jaja, cosas mías!!!

    ResponderEliminar
  5. Está bien que a partir de lo que hizo esta "artista"? rumbeaste para decir otras cosas, mucho más importantes que lo que quedará finalmente en una anécdota, pero hasta logró que basándote en su horrible proceder escribas esta entrada en tu blog.
    Por lo demás, de acuerdo totalmente: hace 5 años que vivo en España (soy argentina) y quizá las muchas veces que vine antes de mudarme no lo noté, porque estuve poco tiempo y como turista, pero desde que me instalé aquí lo que más me ha llamado la atención es cómo se habla, en general, con un vocabulario excesivamente limitado y ni qué decir, con excepción de algunos pocos presentadores/as de telediarios, lo horriblemente mal que hablan otros presentadores, tertulianos, panelistas, invitados, etc., en la TV, gente que se supone que tiene un cierto nivel cultural; muchos de ellos se supone también que son periodistas formados (lo que no sé es dónde, porque disimulan muy bien su "formación", si es que la tuvieron). Y es angustiante escuchar que no logran no solo expresarse claramente sino que ni siquiera, en muchos casos, pueden hacer una pregunta o armar una frase de modo coherente. No me meteré a comentar lo que es la mala educación entre ellos y hacia el público por hablar todos a la vez y muchas veces a los gritos, ni los términos que se emplean, porque eso merecería un extenso capítulo aparte.
    Pero sí que me sorprende el nivel de oratoria que existe en el país que siempre me señalaban, cuando era pequeña, como al que debía imitar porque de ahí, del español, derivaba mi propia lengua, un poquito distinta en acentos y demás, pero la misma en un gran porcentaje. España era nuestra "Madre Patria" en todo sentido. Y con tan ilustres pensadores, escritores, poetas que en otros tiempos sacaron lustre a tan bello lenguaje como el español ..., da pena ver semejante degradación.

    ResponderEliminar
  6. Por sus... palabras los conocereis.
    El que elige degradar su lenguaje a menudo lo hace como opción populista, pretendiendo así llegar a un auditorio más amplio. Esta actitud degenera con facilidad en lo que se ha venido llamando lenguaje vulgar, o impropio de personas cultas o educadas.
    Los que no temen manifestarse con elegancia, adornando con las palabras más adecuadas las frases más pulidas, aún a riego de ser considerados pedantes, cursis o afectados, nos regalan un espléndido lenguaje que, sin duda todavía existe.
    Eso si, no conviene excederse en el adorno del lenguaje oral, cuando se pretende conseguir que el mensaje alcance a la mayor parte de los receptores. Reservar ciertos vocablos, términos y cultismos para el lenguaje escrito, puede ser una sabia medida, pues la lectura permite consultar el diccionario.

    ResponderEliminar
  7. La palabra está maltratada porque los chavales en los sms la rompen y abrevian. No sabemos utilizar tampoco al hablar porque cada vez nos expresamos peor: ej que... pos eso.
    Qué gustazo poder escribir más palabras que las que permite el twitter donde he de decir creo que me he ganado el adjetivo de persona non grata.
    Nota: en los dos flash en los que sales en el tráiler, muy bien, sobre todo el abrazo como si fuera tu pareja en realidad, aunque seas aficcionado ya pareces amateur.

    ResponderEliminar
  8. La boca de César es muy casta, en todos los sentidos... ;-)

    ResponderEliminar
  9. Los límites del lenguaje de cada persona son las fronteras y los límites del mundo de cada uno.

    Saludos desde Canarias.

    ResponderEliminar
  10. En el "Tractatus" de Ludwig Wittgenstein leemos: «los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo» (§ 5.6).

    CC, ¿cuáles son los límites de tu lengua? Jaja...

    ResponderEliminar
  11. ¡Los límites de su lengua no pueden ser castos! :lol:

    ResponderEliminar
  12. Hay palabras que tienen mucho peso, por ejemplo cuando decimos también damos mucha información respecto a un hecho. Las palabras son importantes y mal utilizadas es cierto que hacen mucho daño pero creo que lo importantes es no hacer nunca aquello que no nos gustaría que hicieran:compórtate de tal forma que tu manera de actuar sea ley general de la naturaleza. Toma ya!

    ResponderEliminar
  13. Qué aburridos son los domingos por la tarde. Debería de crearme un blog propio y para que la gente acceda a él lo puedo publicitar como Segura con sus películas llevando una camiseta todo el día. Los temas sobre los que versaría (el otro día escuché que querían quitar información superflua en internet) con lo que a mí me gustaría hacer un blog interesante con temas de interés una especie de caja del tiempo de las que la gente entierra en el suelo para que la vean las generaciones posteriores.

    ResponderEliminar
  14. Hay personas sin pelos en la lengua, pero 'muy grasiosas' con un taco detrás de otro (a veces, palabros mayores).

    Así, de pronto me viene a la mente Cristina Anton, la abanderada en su lucha en el ring de la red(concausa)Cristina-Pepiño

    ResponderEliminar