sábado, 29 de octubre de 2011

Libertad, libertad, sin ira libertad...



Es curioso como se defiende la libertad de expresión a ultranza en ciertos contextos mientras que en otros ámbitos aceptamos sin rechistar que nos regulen hasta el aire que respiramos.
Me viene esta reflexión por el tan manido tema de la telebasura y la degradación de los medios de comunicación. Cadenas como Tele5 programan en hora de máxima audiencia, con gran éxito, indecentes programas que entretienen intoxicando con contenidos falaces protagonizados por una caterva de personas impresentables.
No son los únicos, tan solo los mejores en ello, otras televisiones y algunos periódicos manipulan la información al presentar una visión del mundo dividida en el simplista ellos y nosotros. Ejemplos abundan, desde la Sexta, a La Razón, pasando por televisiones regionales y diversas radios.

Me dirán algunos que eso es la libertad de expresión que la vida democrática conlleva, de acuerdo por completo en la premisa. No obstante, lo indecente es que en horarios infantiles se hable con lenguaje soez de contenidos inapropiados, que se invite a criminales a programas conviertiéndolos en supuestas víctimas, que se ataque despiadadamente al que opina diferente mientras que la tibieza nos invade con los terroristas y sus secuaces.
Las televisiones y las radios son concesiones, reguladas por ley, hay leyes que deben cumplir, leyes que se deben revisar para evitar que se propaguen mensajes de odio, de racismo y veneno con impunidad.

El Estado me impide ir en moto sin casco, conducir sin cinturón, ¿por qué?  Dándole una vuelta de tuerca al argumento, ¿ no es mi libertad de expresión también?, no estoy incumpliendo mis obligaciones con Hacienda por poner un ejemplo. Si no me protejo, la multa llegará implacablemente en poco tiempo y acabaré perdiendo el carnet de conducir.
¿Pasa igual con los medios que incumplen las normativas?
Los contrasentidos de esta sociedad regulada hasta la saciedad pero neoliberal hasta la desfachatez en temas fundamentales son asfixiantes.
No nos escudemos en que la gente quiere ver esos contenidos, tal vez ha llegado el momento de revisar la normativa que regula los medios de comunicación. Los talibanes gritarán ¡censura!; nada más alejado de mi comentario, pero señores, no todo vale.
El Estado que tan diligentemente vela para que no me desnuque cuando voy en moto, ¿no debería también supervisar con más rigor los abusos de los medios?

3 comentarios:

  1. Es una pregunta compleja.
    Vaya por delante que no soporto determinados programas ni determinadas maneras de "entretener". Pero la televisión, la radio, la prensa, no dejan de ser empresas que buscan el lucrarse. Las audiencias mandan. Esto existe porque una gran cantidad de personas se sientan a disfrutar de lo que ven.
    Personalmente, apostaría firmemente por una televisión con unos contenidos diferentes. Por programas de entretenimiento basados en el sentido del humor. Por una actualidad más "sana".
    Ahora bien, regular los contenidos sería peligroso. Porque el principio suena "bien" pero, ¿quién garantiza que lo que, a priori, es un buen método de limpiar la basura no se acabe convirtiendo en un método de "inducción"?
    Estoy a favor de regular los horarios. Con más fuerza. Que en horarios infantiles o familiares no se puedan emitir determinados programas ni emitir contenidos abusivos o degradantes. Pero no de ir más allá.
    Creo que, en el fondo, la responsabilidad de lo que aparece en televisión es de todos nosotros. Somos la "audiencia". No estaría mal empezar por revisar nuestros entretenimientos.
    Buen día :)

    ResponderEliminar
  2. Hola César, yo te diría que si crees firmemente en lo que escribes, yo te recomendaría vivamente que alzases un manifiesto y a lo mejor te sorprenderías de ver el número de personas que lo apoyan. Favorablemente o desfavorablemente. Puede tener eco, puedo no tenerlo, lo importante es como ahora mismo estás haciendo, cuestionar lo que parece que mucha gente acepta sin cuestionarse. El poder de los partidos es importante pero más allá también está la labor de personas más anónimas o más conocidas para que la realidad española cambie y que alcen la voz.Todos tenemos nuestro papel. Todo son fuerzas en movimiento ¿Qué país fue el que querían restructurar algún tema político y lo hicieron via facebook? Creo que fue Islandia pero me puedo equivocar. Estaría muy bien que hicieras algo en ese sentido aunque ya veo que por twitter llevas dando vueltas al tema hace tiempo y veríamos la "acogida" de ese poder de llamada o captación que tienes para ver si la gente realmente está interesada o pasa del tema. Ojalá que no pasen.
    Saludos, mucha fuerza y ánimo!

    ResponderEliminar
  3. El problema de la telebasura y demás medios que divulgan información en mi opinión:" adulterada", es que un determinado sector del público la consume. Es más, creo que se hace expresamente destinada a esa audiencia, que la devora, que no está para nada a la expectativa; "auditorio fácil de complacer".

    Para hacer un símil, pasa lo mismo con la prostitución , es (indecente, por poner sólo un adjetivo), pero mientras haya un vacío legal, "tendrá su clientela".

    Interesante entrada la de César, que da para más de un debate.

    Por cierto., me viene a la cabeza una vez que le preguntaron a Ana Rosa Quintana líder de audiencia en las mañanas sobre la "telebasura" y dijo que para ella no existia, que consideraba que no hay tal telebasura y que el televisivo es el medio más libre que hay: -""" «no hay telebasura, hay una televisión que la gente ve y otra que la gente no ve"""

    Creo que por lo que he dicho antes, sobra mi opinión., sólo añadiré que estas declaraciones vinieron tras en su programa conseguir la confesión de la esposa de Santiago del Valle.

    Aporto el enlace, si os interesa, no lo copies tal cual con un copy-pega, sinó escribirlo vosotros en el navegador: bit.ly/rNmSz0

    Saludos!!

    ResponderEliminar