jueves, 27 de octubre de 2011

El libro sin título



Hoy no tengo ganas de politiqueos, ni de historias truculentas de la actualidad nacional o mundial. Llevamos tantos meses bombardeados por la crisis, el rescate inminente y la sangría del Euro que da la impresión de que se nos ha venido encima una peste de pesimismo contagioso sin remisión.

Hoy me apetece hablar de un libro cuyo título no recuerdo, y que pasó por mis manos hará unas tres décadas cuando yo transitaba mi infancia como alumno de la extinta EGB.
Era un libro no muy grueso que apareció por casa, imagino que comprado por mis padres, y presupongo destinado a mis hermanos mayores, ávidos lectores como yo.
Se trataba de un compendio de acontecimientos destacados de la historia de la arqueología, diferentes episodios de cierta relevancia abarcando varios continentes.
Aquel libro me fascinó desde su primera página y lo leí y releí numerosas veces hasta impregnarme de sus misterios, de sus dibujos y de sus fotografías. Este empape creó en mi mente un mundo idealizado de arqueología y arqueólogos aventureros. Describía a figuras precursoras del Indiana Jones que poco tiempo después arrasaría con su saga en todos los cines del planeta.
Durante una época quise ser arqueólogo, la única vez en mi vida que tuve una inspiración profesional tan arraigada. Luego se diluyeron esas quimeras infantiles, y la vida me fue llevando, como a tantos, por caminos poco o nada planificados por mi.

No obstante, el libro perduró y me generó un ansía de conocer  aquellos lugares, un interés por vivir de primera mano los hitos de la arqueología mundial. Decidí por aquella época que trataría, si los vientos personales eran favorables, como así fue afortunadamente, de conocer las tres perlas arqueológicas que me hipnotizaron. Se trataba de Machu Pichu en Perú, de los Moais de la Isla de Pascua en Chile y del fastuoso tesoro de la tumba de Tutankamón.
Entre los años 1998 y 2004 tuve la oportunidad de viajar a los tres países y de saborear en directo estas tres joyas del patrimonio cultural mundial. Ninguna me defraudó, las expectativas de los 10 años no se vieron mermadas con las realidades de los casi 30, la magia estaba presente, intacta, en primera persona.

Cumplir un deseo tan antiguo, de la infancia, me hizo darme cuenta de que necesitamos tener fuentes de inspiración que nos impulsen a salir de lo estándar y de lo rutinario. Por supuesto, no considero que sea necesario escalar los riscos peruanos para lograr mantener la ilusión ni vibrar con la vida pero sí que es fundamental tener la inquietud por cumplir pequeñas metas sin caer en desánimo de la rutina diaria.
Los tiempos cenizos que corren sobre nuestras cabezas no son gran motivo para inspirarse y la negatividad de los medios de comunicación tampoco ayuda demasiado.
Sin embargo, en los libros encontramos uno de los bastiones de la creatividad de nuestra sociedad occidental, llevan siéndolo varios siglos, con sus altibajos pero resistiendo jabátamente a radios, televisiones y videoconsolas.
Por este motivo, parece saludable y terapéutico deambular por las librerías de toda la vida, por la biblioteca popular del barrio y atender recomendaciones de lectura de los amigos para abrir  así la puerta a nuevas ilusiones y proyectos que nos inspiren entre tanto cetrino circundante.
Siempre estaré agradecido a aquel libro de cuyo nombre no puedo acordarme.
Y ustedes, ¿recuerdan el título del suyo?


5 comentarios:

  1. Buf, hay tantos libros... Soy ratón de biblioteca total. Mi favorito, Lo que el Viento se Llevó, me empujó un poco a empezar la carrera de Historia, quería saberlo todo sobre la Guerra de Secesión. Los Cuentos de E.A. Poe, Frankenstein, Romeo y Julieta, La Metamorfosis, Misericordia, entre muchos otros... todos me los recomendó en un aula de segundo de Bachiller del Ramiro la mejor profesora que he tenido, Mercedes Chozas, y gracias a ella sigo luchando por lo que más me gusta en el mundo: escribir y que me lean. Otros libros que he devorado varias veces han sido La Princesa prometida e Hijos de Torremolinos, que me lo encontré por casa y me hizo vivir mi propio verano hippie.

    ¡Bonita entrada! Los libros son magia :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Sientes nostalgia de alguien en tu pecho? Me traes a la memoria...
    http://2.bp.blogspot.com/_hCcuOtLF778/SxK54q3v19I/AAAAAAAABIo/_XL0t-L8JQE/s1600/max+huerta.+sexy.jpg

    ResponderEliminar
  3. Buen post. Los libros para evadirnos de la crisis y afrontarla con positivismo y esperanza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola César, no sé si será de tu interés pero la sociedad geográfica española está organizando un viaje a Sudán para finales de noviembre. Te incluyo el enlace del programa del evento. Lo escuché hoy en radio marca en el programa "paralelo 20". Hoy por la mañana habló una tal Lola, un programa bastante interesante en el que además de promocionar el viaje a Sudán también hablaron de lo que ocurrió en Tahití con el turista alemán. Aprovecharon la circunstancia para traer al representante de esas islas en Madrid y promocionar el turismo a la polinesia francesa. El programa gira en torno a viajes y al turismo. También hablaron de publicaciones y entre las últimas hay una sobre el "concepto de felicidad" que varía según el país.

    Volviendo al viaje organizado por la sociedad geográfica a Sudán, lo interesante es que en estos viajes organizados por la sge puedes ver cosas o salas que normalmente están cerradas al público general. A mí me faltan medios económicos y tiempo, pero si puedes, creo que te gustaría.
    En el programa titulan el viaje como:
    "ANTIGUA NUBIA, LA TIERRA DE LOS FARAONES NEGROS
    Un viaje de estudios con especialistas para conocer la antigua Nubia y los tesoros escondidos del Nilo."

    ¿Apetece verdad?

    En fin, ahí lo dejo.

    Feliz cumpleaños guapito por adelantado y quien sabe, estaría genial oirte también en el programa de paralelo 20, es un programa que se emite los sábados y gira en torno a viajes y turismo, creo que te pega por lo que te he leído y visto en este tiempo.

    Saludos cordiales.

    Por cierto, sobre lecturas en la infancia, espero que no te importe que no responda a la pregunta, de hecho es una pregunta bastante personal.

    Creo que la SGE también se puede seguir por twitter.

    http://www.sge.org/fileadmin/contenidos/mailing/noticias/fotos/Programa_Sudan.pdf


    http://www.facebook.com/pages/Sociedad-Geogr%C3%A1fica-Espa%C3%B1ola/104341692953616

    ResponderEliminar
  5. Me fascina este blog. Lo he encontrado esta noche y en él se descubre una persona que se intuye a veces en Twitter, o al menos yo a través de seguidores comunes.
    Siempre he sentido una atracción inmediata hacia el lenguaje y hacia quienes lo emplean con esa facilidad que parece divina y que está cimentada sin duda sobre la lectura. Esta entrada resume la imagen que el blog da, y en ésta se encierra cuán maravilloso el mundo puede ser, y puede llegar a ser, a través de la lectura y lo que nos inspira.
    ¡Qué suerte que hayas podido satisfacer esos sueños sembrados en las hojas de un libro! Las ilusiones y los mundos que nos regala la lectura... Con esta entrada (ya lo habías conseguido con el sentido homenaje a la Vespa) has traído a mi memoria todas las sensaciones y las aventuras y los sueños inabarcables (y tan cercanos) que sembró en mí y todavía siembra, la lectura.
    ¡Muchas gracias por esto!
    Algo parecido (pero ni remotamente), intenté plasmar yo un día en mi propio blog, y aunque ya ha pasado cierto tiempo, no sólo siento lo mismo, si no que se ha acrecentado mi respeto y mi cariño por esas obras tan cercanas... http://juanramonvillanueva.com/2009/07/17/leer-to-read/
    ¡Ah! Y por cierto, encantado de conocerte en este espacio único.

    ResponderEliminar