lunes, 10 de octubre de 2011

Globo parcheado



Inmersos como estamos ya en plena pre-campaña electoral empiezan a definirse por donde irán los tiros de la propia campaña aunque todavía está verde el carrousel político.
Hemos tenido ya las convenciones de los dos principales, pero no únicos, contendientes; la del PSOE falta de convicción en lo que hacen y la del PP falta de fuerza e ilusión por el supuesto cambio que representan tras la zozobra de los últimos años.
Las encuestas proclaman una probable mayoría absoluta del PP, con cifras incluso de récord, y el mayor batacazo de los socialistas desde su legalización tras la muerte de Franco. Cuesta creerse a día que hoy que la campaña vaya a ser tan plana, que Rubalcaba se conforme con salir de la política dejando a su partido en un k.o total.
Nos quedan sorpresas por ver, leer y padecer. La trama que pretende involucrar al ministro portavoz parece ser la primera muestra de la oleada de los trapos sucios por airear con los que tendremos que desayunarnos en los próximos 40 días.

Por más que los medios de comunicación, de manera casi conjunta, se empeñen en ningunear a las opciones secundarias para el votante, estas existen, colean y piden altavoz para hacerse oír.
¿Logrará IU hacerse con los votantes desencantados del PSOE? ¿Revertirá el declive de los últimos quince años?
¿Cuajará la tenaz apuesta personal de Rosa Díez por agrandar UPyD logrando que deje de ser visto como su partido? ¿Conseguirá grupo electoral propio?
¿Qué porcentaje de voto obtendrán los abertzales vascos este año? ¿Se avecina realmente el fin de ETA y la reconversión del terrorismo dentro de la política nacional?
¿Se resentirá CIU de su política de tijeretazo voraz?
Lo más interesante si me apuran está en los terceros puestos; sin obviar que en toda contienda lo que cuenta al final es quien se lleva el premio, en este caso formar gobierno.

El malestar de los ciudadanos con el despilfarro económico y político de la pasada legislatura, tanto en el frente nacional como en el local, exige mayores cambios, no basta con un cambio de caras, pasar del rojo al azul es insuficiente y los políticos en contienda deberían saberlo.
No podemos volver a parchear un país que cual globo agujerado se desploma y pierde altura mientras se van soltando lastres en su caída. Privatizaciones de empresas públicas a toda costa, recortes por doquier, paralización de infraestructuras, reducción del número de funcionarios y medidas de austeridad espartana tratan de evitar el colapso y que choquemos contra el suelo.

Los mismos que nos "subieron" a altitud de crucero próspero y que ahora casi nos descalabran pretenden hacerse con el timón del globo parcheado para enmendar la plana.  ¿Tiene esto sentido?
Sin cambios de fondo, el quemador seguirá calentando tibiamente, y el descontento y descreimiento de la sociedad española con sus instituciones irá a más.
No es la economía y punto: es la educación, es el sistema autonómico, es la falta de emprendimiento en España, es la falta de referentes que estimulen a la sociedad, es la falta de ejemplaridad de la clase política, es la falta de sosiego al abordar temas y reformas esenciales, son mil y un temas antes que seguir de parche en parche y vuelo por que me toca.
Es por ello que un resultado positivo de actores secundarios tales como IU, Proyecto Equo, UPyD y otros partidos minoritarios serviría como toque de atención a los pilotos. El statu quo bipartidista actual no refleja la pluralidad de una España que no creo tan desmembrada como pretenden vendernos.

Resulta triste que tras tres décadas de cambios y modernidad miles de españoles se vean obligados a saltar del globo en pleno vuelo para emigrar a otros escenarios más favorables que ofrecen mejores oportunidades.
La mayoría seguiremos en plena travesía turbulenta pero sin perder de vista los paracaídas por si hay que lanzar a algunos lastres que pesan como plomos e impiden remontar.



2 comentarios:

  1. http://www.fundacionfaes.org/record_file/filename/113/00269-02.pdf

    http://www.fundacionfaes.org/record_file/filename/118/00269-07.pdf

    http://www.fundacionfaes.org/record_file/filename/2772/PAPELES_FAES_134_UN_PLAN_NADA_EXTRAORDINARIO_DE_INFRAESTRUCTURAS.pdf


    Tremendas razones para que el PP siga callado.. tremendas razones para no esperar cambios con el PP... contadas por ellos mismos!

    ResponderEliminar
  2. ¿Subirirías a altitud de crucero a un avión que no cuenta con suficiente combustible como para llegar a destino? La respuesta sensata y prudente es no.
    Nuestro país alcanzó hace unos años (antes del comienzo de la crisis) un nivel de crucero que luego resultó ser 'virtual' o ficticio, pues no teníamos combustible como para mantenernos en él de una forma estable y prolongada. Por tanto nunca debimos subir tan alto.
    Los diferentes pilotos debieron advertir que si gastábamos todo el combustible en ascender a lo más alto, dado que no teníamos suficiente, probablemente luego no alcanzaríamos el aeropuerto de destino, y el planeo hasta el drámatico 'crash' final sería lento y angustioso.
    Aunque parece que finalmente no nos hemos descalabrado del todo, si bien todavía podemos sufrir una fuga de combustible y que todo termine estallando, hay un gran número de pasajeros que, en parte ilusa y en parte fanáticamente, siguen confiando en los pilotos que nos han conducido al desastre.
    Los pilotos en segunda línea tienen mucho trabajo por hacer, una tarea ardua, para llegar a ser vistos como una alternativa prudente y más sensata que los anteriores, pero para ello necesitan el apoyo y respaldo de ese creciente número de pasajeros que, a la vista de los acontecimientos, no están dispuestos a seguir pasando calamidades.

    ResponderEliminar