martes, 31 de marzo de 2015

De aviones y prensa.


Hace exactamente una semana irrumpía como un torbellino sobre la actualidad la noticia del trágico accidente de Germanwings en los Alpes franceses.
Cada vez que se produce un accidente de estas características-¿se le puede llamar accidente?-  los medios de comunicación se vuelcan con despliegue inusitado.
Un naufragio, un terremoto o un huracán no generan tanta cobertura ni sostienen su presencia al frente de las noticias durante tanto tiempo.
Esta tragedia en concreto ha sido la noticia de la semana, no sólo en España, comprensible su relevancia habiendo tantas víctimas españolas, sino también a nivel mundial.
En Estados Unidos la CNN ha seguido con detalle cada avance de los acontecimientos y el New York Times fue el periódico que filtró datos cruciales de la investigación.
¿Por qué tanta atención?
¿Es el mero choque emocional de una catástrofe que corta de raíz tantas vidas? ¿La personalidad controvertida y desequilibrada del copiloto?
Unos pocos meses atrás caía en Europa, abatido, un avión de Malaysia Airlines, víctima de un conflicto armado en el patio oriental de la Unión Europea, cargado de europeos.
A pesar de los condicionantes, imposibilidad de acceder al lugar del derribo al ser zona de guerra, y a las trabas de las milicias afines a Rusia, no se explica que la cobertura no tuviera parangón.
Un atentado contra la aviación comercial, vehículo imprescindible del hombre moderno, es un atentado contra nuestra esencia viajera, inquieta, descubridora, emprendedora.
Y, sin embargo, hay ocasiones en que unos sucesos calan o enganchan con más fuerza en las redacciones y, por ende, en las conciencias ciudadanas.
En España los medios han desplegado carros y carretas para cubrir la noticia: enviados especiales por doquier, conexiones múltiples con diferentes puntos de interés, numerosas entrevistas, tertulias y más tertulias.
Yo mismo participé en tertulias y en varios especiales del accidente, tratando de aportar el punto de vista de control, el como se vive una incidencia, la peor, como es la desaparición de un avión de nuestras pantallas de radar.
En los accidentes, una vez asistidas las víctimas y los familiares, lo esencial es la investigación.
Aprender de los errores, cambiar, mejorar y renovar han hecho de la aviación el medio de transporte más seguro del mundo mundial. Las cosas no llegan solas, trabajo, investigación, autocrítica, innovación.
Es por ello que se produce un choque evidente entre el dispar ritmo de la investigación de accidentes; lento, arduo, detallado, escrutador, y el ritmo acelerado, sensacionalista y efectista de la prensa.
Sería preferible que las cosas de palacio fueran más despacio, que el periodismo de investigación fuese la estrella de las estrellas mediáticas pero todos sabemos que las cosas no son así.
Quiero confiar en que cuando el ruido pase, cuando las aguas se calmen y se sepa que ocurrió realmente con ese desgraciado vuelo, se le comunique a la opinión pública.
Es el mejor homenaje posible a esas víctimas que quisieron volar, libres y seguras, como todos queremos hacer, volar despreocupados hacia un rumbo siempre incierto.

4 comentarios:

  1. La cultura de la incultura, la pela es la pela

    ResponderEliminar
  2. La cultura de la incultura, la pela es la pela

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches!
    Ojala suceda lo que deseas y se acabe sabiendo la verdad, pero la realidad al día de hoy no lo avala. De momento se ha juzgado y sentenciado públicamente a una persona, aportando datos técnicos no confirmados, al no aparecer la caja negra. La manipulación de los medios de información y la falta de investigación de los mismos, es algo que tú ya has vivido. A pesar de todas las evidencias que al día de hoy demuestran que todo lo que sucedió y dijo el Ministerio de Fomento el famoso 3 de diciembre fue mentira, no solo sigue sin saberse sino que os siguen sometiendo mediante el miedo y el chantaje.
    Dicho miedo y chantaje a colectivos con grandes responsabilidades como el vuestro, el de pilotos, y otros cuyo trabajo implica la seguridad de todos, están haciendo que primen los beneficios e intereses económicos y políticos, por encima de las personas.
    El problema es que una sola persona no puede hacer nada ya que su situación sería muy vulnerable, y los sindicatos que deberían actuar no solo no lo están haciendo sino que a la vista de los resultados, sus actuaciones parece que benefician mas a los intereses de las empresas no a los de sus afiliados, realizando actos poco o nada estudiados, como la propuesta del día 24.
    Dar más datos sería imprudente por mi parte y perjudicial para vosotros, ya que mi experiencia desde febrero del 2010 me demuestra que cada vez que lo he hecho la única beneficiada fue la empresa.
    Soy consciente de que desconozco la mayoría de datos importantes sobre los problemas y sus negociaciones, pero no entiendo cosas básicas como:
    Que en el grupo negociador haya personas afectadas por expedientes sancionadores.
    Que no se informe y se escuche a los afiliados antes de votar una actuación, cuyas consecuencias les van a afectar.
    Que no se denuncien todos los abusos de la empresa, que están fuera de convenio, y perjudica a la seguridad.
    Esto junto a la gestión hará, que cuando se produzca un conflicto grave o accidente, seáis los responsables. No entiendo lo de la gestión, cuando ya lo utilizaron contra vosotros y además le facilitáis el trabajo a la empresa.
    Soy partidaria de trabajar en armonía con la empresa, siempre que esta sea honesta. Lamentablemente no es el caso, y no estáis actuando os limitáis a reaccionar. No analizáis sus movimientos, y con ello os perjudicáis.
    Negociáis como funcionarios defendiendo los derechos, derechos cuyas leyes han cambiado y no os apoyan, y os atacan con estrategias empresariales estudiadas y analizadas hasta el más mínimo detalle.
    Si lo del día 24 se hubiera realizado y hubiese sido si, vuestra actuación habría cubierto el problema de personal que tiene la empresa. El no haberlo hecho la ha obligado a realizar otro movimiento. Esto sin contar la repercusión que podría haber tenido en los temas que tenéis pendientes.
    La empresa tiene un objetivo, y ha realizado un plan estratégico, analizado hasta el milímetro para conseguirlo.
    Los sindicatos no están realizando su función porque están formados por trabajadores que ni saben ni pueden negociar. Estos a su vez se sienten presionados por los afiliados y por la empresa, y acaban actuando en contra de sus intereses.
    Los intereses económicos en juego, actuales y futuros, son tan grandes que no van a escatimar en medios para conseguirlo. Su mayor baza es el miedo, el castigo y la denigración. Su mayor debilidad son los trabajdores ya que los necesitan. Pueden actuar contra uno, contra diez o veinte, pero no contra un colectivo entero y menos si este hace las cosas bien, analizando y actuando dentro del convenio.
    Tengo la sensación de haber dicho más de lo que debía, y ni siquiera sé si te interesa nada de lo que he expuesto, pero creo que si no cambiáis la forma de actuar vuestra situación va a empeorar, y con ello la seguridad de todos.
    Callarse por miedo cuando uno debería hablar, es un acto que envilece al ser, generando un triste futuro a los que nos preceden.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Al final .....la realidad supero la ficción..........un H.P.,...........decidió llevarse con él ...otras vidas......

    ResponderEliminar